Paté de soja, aperitivo liviano

Me gusta mucho picar algo antes de la comida, aunque sé que eso es precisamente lo que engorda y desbalancea la dieta. Por eso siempre estoy buscando opciones light que no me hagan sentir tan culpable cuando caigo en la tentación. Mi abuela elabora un sabroso paté de hígado pero ahora que la soja está tan de moda yo he introducido en la familia una variante moderna: el paté de soja . ¿Comida fusión? Algo así. Ingredientes: . 3 tazas de judías de soja cocidos . 1 ají rojo . 2 cebollas de verdeo . 1 huevo . 2 tazas de avena enrollada . 2 cucharadas de queso rallado . 50 gramos de nueces picadas . salsa de soja . aceite de oliva . 1 cucharada de polvo de hornear Preparación: Primero picas el ají rojo y la cebolla de verdeo. Rehogas en el aceite de oliva. Aparte, en un procesador pasas las judías de soja y colocas la pasta en un bowl junto con los vegetales, el huevo, el polvo de hornear, la avena, las nueces y el queso rallado. Mezclas bien pero ten cuidado pues la mezcla no debe quedar apelmazada sino floja y húmeda así que si lo notas así conviene sumar una clara. Condimentas con salsa de soja y pasas la preparación a un molde previamente aceitado. Cocinas en horno medio por media hora. Dejas que se entibie y lo desmoldas sobre una fuente. Puedes servirlo tibio con alguna salsa o frío para acompañar galletas o ensaladas. Recetas sanas relacionadas Cocina macrobiótica, I parte Cocina al vapor, el método de cocción más simple y sano La algarroba como sustituto del chocolate Cocina macrobiótica, II parte Adelgazar con cenas ligeras Bolitas o bollos de avena, un postre macrobiótico Ensalada de brócoli con lentejas, fresca y nutritiva Bizcocho de mascarpone y limón Los beneficios de la chía Wrap de atún

Noticia completa:
Paté de soja, aperitivo liviano

Dieta para personas con problemas de hígado

Dieta para personas con problemas de hígado. De poco servirá los tratamientos naturales que realice una persona si no modifica los hábitos alimenticios, claves en la curación del sistema hepatobiliar.

Las normas dietéticas que conviene seguir son similares para todas las dolencias relacionadas con el hígado y vesícula biliar.

Alimentos desaconsejados:

*        Comidas ricas en grasas. Se evitaran en general, sería preferible tomar solo una o dos cucharadas de aceite de oliva virgen para aliñar. 

*        Todo tipo de excitantes: café, tabaco, y el gran toxico del hígado, el alcohol.

*        La toma de medicamentos convencionales debe reducirse al mínimo, ya que muchos perjudican a las células hepáticas.

*        Huevos, sobre todo fritos. Pueden comerse 1 o 2 por semana pasados por agua.

Alimentos que cabe restringir:

*        Harinas refinadas: bollería, pan blanco, dulces industriales, pizzas, etc.

*        La manzana alimento muy sano en general puede causar congestión a muchas personas que padecen de la vesícula.

*        Leche entera y sus derivados.

*        Carnes grasas.

Alimentos base de la dieta:

*        Carbohidratos de absorción lenta: cereales integrales, pastas, zanahorias, etc.

*        Frutas tanto las dulces como las acidas: plátano, pera, melón, naranja, limón, etc. evitando las manzanas y las fresas, estas pueden causar reacción alérgica.

*        Verduras y hortalizas, brevemente cocidas, especialmente la alcachofa.

*        Ensaladas vegetales variadas

*        Alimentos ricos en azufre: col, coliflor, cebolla, ajo, etc.

Relacionados:

Consejos para desintoxicar nuestro hígado

Alcachofa, para un hígado saludable

Noticia completa: 
Dieta para personas con problemas de hígado

Alimentación contra la psoriasis

Alimentación contra la psoriasis. Es una enfermedad autoinmune de la piel, que se caracteriza por la aparición de unas placas escamosas de color plata; se pueden localizar en cualquier parte del cuerpo, pero generalmente aparecen en codos, rodillas y cuero cabelludo.

Entre los alimentos más adecuados para combatir y mejorar la psoriasis se hallan: vitamina A, vitamina C y ácido fólico, y minerales como el zinc y el selenio, sin olvidar los ácidos grasos.

Vitamina A, presente en vegetales de color naranja, rojo o amarillo, que contienen carotenos y betacarotenos que el organismo transforma en esta vitamina como las espinacas, berros, borrajas, calabaza, espárragos, pimientos, zanahorias, etc.

La vitamina A es de especial importancia en el cuidado de la piel, la podemos encontrar en fuentes de origen animal como el hígado, el pescado azul, o la yema de huevo.

Vitamina C, ayudan a prevenir y mejorar los síntomas de la psoriasis, como son los cítricos, también lo contienen rábanos, coliflores, coles de Bruselas, otras frutas como son: piña, manzana, chirimoya, fresas, uvas, higos y en patatas, ajos y zanahorias.

Podemos decir que todos los antioxidantes en general, son recomendables para tratar la psoriasis y ayudar a prevenirla.

Vitamina B9, o ácido fólico contenida en los alimentos, en forma de folatos, como los que se encuentran en legumbres y cereales refinados, también en el germen de trigo.

El selenio, previene la oxidación de la piel, y la mantiene elástica, presente en melocotones, uvas, avena, maíz, espinacas y espárragos entre otros.

El zinc, ayuda a mantener en buen estado la piel, las personas con psoriasis, tienen dificultad para conservar el zinc, se halla en espárragos, higos, patatas, berenjenas, cereales integrales y también en el marisco.

Ácidos grasos omega 3, presentes en el pescado azul y que poseen  propiedades antiinflamatorias.

Evitar alcohol, tabaco, especies, pan (por las levaduras artificiales ), carne , leche y grasas.

Relacionados:

Menú para anémicos

Noticia completa:
Alimentación contra la psoriasis

Comer huevo no hace mal

He crecido con la idea de que no es bueno comer mucho huevo pero al parecer mi madre y mi abuela están equivocadas y el huevo es uno de los alimentos del futuro. ¿Por qué? Bueno, veamos que tiene de bueno y que tiene de malo el huevo, cuales son las propiedades del huevo . . el huevo es una importante fuente de proteínas, minerales y vitaminas. . su yema tiene lecitina y colina. La primera “limpia” las arterías de grasa y la segunda es esencial para producir acetilcolina y hacer funcionar el sistema nervioso. . su clara es rica en proteínas de4 alta calidad y sirve como patrón para determinar la calidad de las proteínas de otros alimentos. . tiene vitamina D, A y E, vitaminas del complejo B, hierro, zinc, selenio y fósforo y ácido fólico. . es bueno para la úlcera porque la clara neutraliza la secreción de ácidos estomacales. . es bueno para la anemia . es bueno para las personas obsesas si se consume pasado por agua o cocido . es bueno para los diabéticos porque no tiene azúcar . es bueno para quienes padecen gota porque no tiene purina Finalmente, es cierto que el huevo tiene mucho colesterol pero esto solo tiene que preocuparte si tienes tendencia a producirlo en exceso pues un nivel normal de colesterol en sangre es absolutamente necesario para que el organismo funcione bien. En realidad, uno debe controlar la ingestión de manteca, carnes y grasas saturadas de origen animal.  Según la Organización Mundial de la Salud consumir hasta 10 huevos por semana no hace mal así que si no somos de colesterol alto, si no tenemos aterosclerosis o somos alérgicas o padecemos de afecciones en el hígado podemos empezar a comer más huevos por semana. ¿Y cuál es la forma más sana de ingerirlo? Pasado por agua. Recetas sanas relacionadas Cocina macrobiótica, I parte Cocina al vapor, el método de cocción más simple y sano La algarroba como sustituto del chocolate Cocina macrobiótica, II parte Adelgazar con cenas ligeras Bolitas o bollos de avena, un postre macrobiótico Ensalada de brócoli con lentejas, fresca y nutritiva Bizcocho de mascarpone y limón Los beneficios de la chía Wrap de atún

Noticia completa: 
Comer huevo no hace mal