Omega-3 para una Edad Biológica más joven

Los investigadores de la Universidad de California, San Francisco (EE.UU.) afirman que niveles elevados de ácidos grasos omega-3 pueden retrasar el envejecimiento celular en personas con enfermedad cardíaca coronaria.

El envejecimiento y la vida útil de las células normales y sanas están relacionados con el llamado mecanismo de acortamiento de la telomerasa, lo que limita a las células a un número fijo de divisiones. Durante la replicación de la célula, la función de los telómeros es velar para que los cromosomas de la célula no se fusionen unos con otros o se reorganicen, lo que puede conducir al cáncer.

Con cada replicación los telómeros se acortan y, cuando los telómeros son totalmente consumidos, se destruyen las células (apoptosis).

Estudios anteriores ya habían informado de que los telómeros son muy susceptibles al estrés oxidativo. Algunos expertos han señalado que la longitud de los telómeros puede ser un marcador del envejecimiento biológico.

Este nuevo estudio arroja más luz sobre el tema, así, los investigadores, dirigidos por Ramin Farzaneh-Far, certifican que entre los pacientes con enfermedad coronaria estable se hace patente una relación inversa entre los niveles en sangre basales de ácidos grasos marinos omega-3 y la tasa de acortamiento de los telómeros en 5 años. De lo que es posible deducir que los ácidos grasos Omega-3 pueden proteger contra el envejecimiento celular en pacientes con enfermedad coronaria.

Esta investigación se suma a una gran cantidad de aportaciones científicas que respaldan los beneficios potenciales para la salud de los ácidos grasos Omega-3, en particular en relación con la salud del corazón.

Detalles del estudio

Varios estudios han mostrado que la tasa de supervivencia de las personas que padecen una enfermedad cardiovascular se ve favorecida por la ingesta de grandes cantidades de ácidos grasos Omega-3. Los mecanismos que subyacen a este efecto protector aún no se comprenden totalmente.

En este nuevo estudio, los investigadores observaron la longitud de los telómeros en las células sanguíneas de 608 pacientes ambulatorios con enfermedad coronaria estable. La longitud de los telómeros en los leucocitos se midió al inicio del estudio y de nuevo se llevó a cabo una medición después de 5 años. Comparando los niveles de los ácidos grasos omega-3 EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico) con la posterior modificación de la longitud de los telómeros, los investigadores encontraron que los individuos con los niveles promedio más bajos de DHA y EPA habían experimentado el más rápido acortamiento de los telómeros, mientras que las personas con los más altos niveles en sangre promedio experimentaron la menor tasa de acortamiento de los telómeros.

Según los investigadores: “Cada incremento de 1 desviación estándar en los niveles de DHA y EPA se asoció con un 32% de reducción en las probabilidades de acortamiento de los telómeros.”

El Dr. Farzaneh-Far y sus compañeros de trabajo observaron que este hecho puede estar relacionado con el estrés oxidativo, factor que se sabe induce el acortamiento de los telómeros. Los ácidos grasos Omega-3 han demostrado reducir los niveles de F2-isoprostanos, un marcador de estrés oxidativo sistémico, así como incrementar los niveles de las enzimas antioxidantes catalasa y superóxido dismutasa, lo que reduce el estrés oxidativo.

Otro posible mecanismo puede implicar la enzima telomerasa. La enzima trabaja para mantener la longitud de los telómeros, y los ácidos grasos Omega-3 pueden aumentar su actividad.

No obstante, los investigadores creen que es necesario realizar un estudio a doble ciego, aleatorizado, controlado con placebo, para confirmar definitivamente la relación entre los ácidos grasos Omega-3 y el envejecimiento celular.

¿También las multivitaminas y el té verde son eficaces?

El trabajo de los científicos de la Universidad de California se centra en las personas con cardiopatía coronaria, lo que limita de forma general los resultados que podrían obtenerse. Otros estudios realizados en personas sanas ya han vinculado nutrientes específicos a la longitud de los telómeros y, posteriormente, a una edad biológica más joven.

Recientemente, los investigadores del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental de EE.UU. han realizado el primer estudio epidemiológico sobre el uso de las multivitaminas y la longitud de los telómeros. El estudio ha sido realizado con 586 mujeres de edades comprendidas entre 35 y 74 años. De él se derivó que la longitud de los telómeros es mayor en los usuarios regulares de multivitaminas. Los sujetos no padecían enfermedad coronaria: “Los usuarios regulares de multivitaminas tienden a seguir un estilo de vida saludable y a tener una mayor ingesta de micronutrientes, que a veces hace difícil interpretar las observaciones epidemiológicas sobre el uso de las multivitaminas.”

 

El año pasado científicos de la Universidad China de Hong Kong informaron en el British Journal of Nutrition de que los telómeros de las personas que bebían una media de tres tazas de té al día eran alrededor de 4,6 kilobases más largos que las personas que bebían una media de un cuarto de taza al día.

Esta diferencia media en la longitud de los telómeros se corresponde con una “diferencia aproximadamente de 5 años de vida”, según los investigadores, liderados por Ruth Chan. La Dra. Chan dijo que el “té chino” en su estudio se refiere tanto al té negro como al verde, pero añadió: “Nuestros datos muestran que la mayoría de té chino consumido por nuestros sujetos era en forma de té verde”.

Bibliografía

Association of Marine Omega-3 Fatty Acid Levels With Telomeric Aging in Patients With Coronary Heart Disease. “Asociación de los niveles de ácidos grasos marinos Omega-3 con el envejecimiento telomérico en pacientes con enfermedad coronaria”. R. Farzaneh-Far, J. Lin, E.S. Epel, W.S. Harris, Elizabeth H. Blackburn, Mary A. Whooley. JAMA 2010;303(3):250-57.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *