Sin categoría

Suplementos dietéticos para la enfermedad inflamatoria intestinal

Suplementos dietéticos para la enfermedad inflamatoria intestinal

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es un grupo de afecciones autoinmunes que se caracterizan por una inflamación intestinal crónica. Los tipos de EII incluyen la enfermedad de Crohn (EC) o la colitis ulcerosa (CU). Ambas pueden causar síntomas que pueden alterar gravemente la calidad de vida del paciente.

La enfermedad de Crohn lleva el nombre de su descubridor, el Dr. Burrill B. Crohn, y la colitis ulcerosa se llama así porque causa llagas o úlceras en el revestimiento del intestino grueso. Ambas se caracterizan por trastornos como la diarrea severa, dolor abdominal, fatiga y pérdida de peso.

Comparación de la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa

Si bien la EC y la CU son tipos de EII y poseen similitudes, también difieren en muchos aspectos. A continuación, se resumen algunos factores clave que comparan la EC con la CU:

  • Por lo general, ambas afecciones se diagnostican en personas jóvenes y, por lo general, aparecen entre las edades de 15 y 35 años.
  • La CU afecta principalmente a la parte más interna del colon, mientras que la EC puede afectar cualquier parte del tracto gastrointestinal, incluida la boca, el esófago, el estómago, el intestino delgado, el recto y el ano.
  • Los síntomas de ambas afecciones son similares; sin embargo, el sangrado rectal es más común en la CU que en la EC.
  • Las personas con EC tienen más probabilidades de desarrollar deficiencias de ácido fólico y vitamina D, mientras que las personas con CU tienen más probabilidades de tener deficiencia de hierro.

Según el Dr. Hoffman, “la mala absorción, la diarrea y la pérdida de sangre gastrointestinal son características comunes de la EII y, por lo tanto, las deficiencias de vitaminas B, vitaminas liposolubles y ácidos grasos esenciales y minerales clave como magnesio, zinc y selenio son extremadamente comunes «. También afirma que «ciertas vitaminas y minerales tienen efectos terapéuticos más allá de simplemente evitar la deficiencia».

Los síntomas y efectos secundarios de ambas afecciones pueden ser incómodos y dolorosos e incluso pueden poner en peligro la vida. Actualmente no existe una cura médica o quirúrgica conocida para la EII, y el enfoque convencional del tratamiento generalmente se enfoca en controlar los síntomas con medicación antiinflamatoria.

Los mejores suplementos para la EII

Lograr la remisión es un objetivo clínico clave para los pacientes con EII. Un enfoque integrador para el tratamiento de la EII a menudo implica el uso de ciertos suplementos dietéticos que han demostrado ayudar a reducir el riesgo de EII, así como ayudar a corregir las deficiencias de nutrientes e inducir una remisión sostenida.

«Tengo décadas de experiencia trabajando con pacientes con EII en mi práctica clínica, y la gran mayoría de ellos mejoran drásticamente con el tipo correcto de modificación de la dieta y apoyo nutricional», explicó el experto en salud integral Ronald Hoffman, MD. «Muchos pueden reducir gradualmente sus medicamentos y llevar una vida sin dolor».

Vitamina D para la EII

Como se mencionó anteriormente, las personas con EII, generalmente experimentan niveles bajos de vitamina D. La suplementación oral con vitamina D puede corregir las deficiencias subyacentes y proporcionar muchos efectos terapéuticos:

  • Mejora de la respuesta al tratamiento anti-TNF alfa
  • Reducir los marcadores inflamatorios
  • Reducir el riesgo de cáncer de colon
  • Reducir el riesgo de anemia

Los pacientes con EII con niveles bajos de vitamina D tienen un mayor riesgo de recaída de la enfermedad, una respuesta inadecuada al tratamiento farmacológico y disminución de la calidad de vida.

Ácidos grasos omega-3

Los ácidos grasos omega-3 pueden beneficiar a los pacientes con EII al reducir los niveles de estrés oxidativo e inflamación. Según una revisión de 2019 de 15 estudios, la ingesta de ácidos grasos omega-3 redujo la inflamación intestinal, indujo y mantuvo la remisión clínica en pacientes con CU, redujo las citocinas proinflamatorias, disminuyó la actividad de la enfermedad y aumentó la calidad de vida en pacientes con EC.

Probióticos

Un factor subyacente clave de la EII es la alteración intestinal, que contribuye a desequilibrios en la microbiota intestinal, aumento de la inflamación y activación inmune sostenida de la mucosa. Como resultado, los individuos con EII normalmente tienen un mayor número de especies bacterianas proinflamatorias, un número reducido de especies antiinflamatorias y una diversidad bacteriana general reducida. Por esta razón, los investigadores continúan explorando los beneficios de los probióticos con respecto a la prevención, progresión y remisión de la EII.

Se ha demostrado que los suplementos probióticos corrigen la disbiosis en individuos con EII. Sin embargo, actualmente no existe consenso en cuanto a qué cepas, formas y dosis proporcionarán los mejores resultados clínicos. Hasta ahora, se ha demostrado la eficacia con especies y cepas específicas, incluidas Lactobacillus, Bifidobacterium, Saccharomyces boulardii y Escherichia coli Nissle 1917.

Conclusión

El tratamiento de las dos formas más comunes de IBD, CD y UC puede ser un desafío; sin embargo, los suplementos dietéticos específicos diseñados para reducir la inflamación y mejorar la salud gastrointestinal pueden beneficiar a los pacientes para lograr la remisión y mejorar la calidad de vida. Si padece EII, hable con su médico sobre las opciones de suplementos dietéticos que pueden beneficiarlo.

Bibliografía

  1. Basso, PJ, Camara, N., y Sales-Campos, H. (2019). Terapias basadas en microbios en el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal: una descripción general de los estudios en humanos. Frontiers in Pharmacology, 9, 1571.
  2. Derwa, Y., Gracie, DJ, Hamlin, PJ y Ford, AC (2017). Revisión sistemática con metaanálisis: la eficacia de los probióticos en la enfermedad inflamatoria. AP&T, 46, 3890400.
  3. Fakhoury, M., Negrulj, R., Mooranian, A. y Al-Salami, H. (2014). Enfermedad inflamatoria intestinal: aspectos clínicos y tratamientos. Revista de investigación sobre la inflamación, 7, 113–120.
  4. Fletcher, J., Cooper, SC, Ghosh, S. y Hewison, M. (2019). El papel de la vitamina D en la enfermedad inflamatoria intestinal: mecanismo de tratamiento. Nutrientes, 11 (5), 1019.
  5. Leskovar, D., Meštrović, T., Barešić, A., Kraljević, I., Panek, M., Čipčić Paljetak, H., Perić, M., Matijašić, M., Rogić, D., Barišić, A., Ljubas Kelečić, D., Vranešić Bender, D., Krznarić, Ž. Y Verbanac, D. (2018). El papel de la vitamina D en la enfermedad inflamatoria intestinal: evaluación del potencial terapéutico y preventivo de la suplementación y el enriquecimiento de los alimentos. Tecnología alimentaria y biotecnología, 56 (4), 455–463.
  6. Marton, LT, Goulart, RA, Carvalho, A. y Barbalho, SM (2019). Ácidos grasos omega y enfermedades inflamatorias del intestino: descripción general. Revista internacional de ciencias moleculares, 20 (19), 4851.
  7. Seyedian, SS, Nokhostin, F. y Malamir, MD (2019). Una revisión de los métodos de diagnóstico, prevención y tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal. Revista de medicina y vida, 12 (2), 113-122.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.